Descubre el funcionamiento de las slots

Los robos más curiosos

A pesar de que los casinos (tanto tradicionales como online) siempre han gozado de una seguridad extraordinaria, algunas personas se las han apañado para dar el golpe perfecto y hacerse así con un botín que pondría los dientes largos a cualquiera. Muchos han fallado en el intento, pero unos pocos elegidos fueron lo suficiente inteligentes como para desbancar a la banca.

Uno de los casos recientes más asombrosos no se podría considerar técnicamente un robo, pero merece la pena mencionarlo. En Australia, un hombre consiguió perpetrar el sistema de videovigilancia del casino de Melbourne, que contaba con cámaras para ver las cartas de los jugadores de poker de la mesa VIP. Junto a un cómplice, consiguieron ganar más de 30 millones de dólares mientras uno jugaba y el otro, mediante “pinganillo”, le cantaba las cartas de los oponentes con las cámaras. Al final les pillaron, pero para muchos es una de las anécdotas más alucinantes de los últimos tiempos.

Para mí, de las anécdotas más perplejas destaco el caso de Richard Marcus. Este personaje se sentaba noche tras noche a jugar al Blackjack y aprovechó al máximo una pequeña laguna con los colores de las fichas. Curiosamente, en el casino las de 5$ y las de 500$ eran muy similares, por lo que el astuto ladrón apostaba con 4 fichas: tres de cinco y una de quinientos. Si ganaba, el beneficio era suculento. Pero la gracia es que si perdía, formaba un escándalo de proporciones épicas para, con un juego de manos, quitar la ficha de 500$ que situaba siempre en la parte inferior. Al ser prácticamente iguales a las demás, el crupier no se daba cuenta. Así estuvo meses y llego a amasar una fortuna de 5 millones de dólares.

Evidentemente, algunos de los grandes planes han sido auténticos fracasos. Hace unos años, en 2010, una decena de atracadores se adentró en un casino de Suiza mientras se disputaba un torneo de póquer con centenares de jugadores. Tenían de todo, desde armas a taladros o equipos especializados. Sin embargo, finalmente no pudieron superar la seguridad y se tuvieron que conformar con un botín de “solo” 70.000€. La noticia tuvo gran impacto mediático y a día de hoy no se ha conseguido detener a la totalidad de los integrantes del asalto.

Los robos o “picarescas” siempre han formado y formarán parte de la historia de los casinos. Muchos de ellos se han pasado al cine o a la televisión, pero si algo te podemos garantizar es que siempre habrá personas que intentarán dar el golpe definitivo por toda la atracción que causa la increíble cantidad de dinero que mueven los casinos.